06 marzo 2006

Fueguitos

El mundo es un mar de fueguitos.

Cada vez que dejamos que se apague una vida, una cultura, una lengua o un pueblo estamos haciendo un mundo más oscuro. Quizá por eso esté aumentando tanto la demanda de energía. Uno de esos fueguitos se encargó de apagarlos Endesa, cuando era dirigida por Martín Villa, al sacarse de en medio a los indios Mapuche.

Un catalán, Pau Casals, fue uno de los que se empeñó en mantener viva su propia llama, y por eso tocó El Cant dels Ocells en la ONU cuando aquí estaba prohibido por los que creen que España es Una.

La diversidad ha existido siempre. Lo verdaderamente novedoso, lo que está volviendo loco al mundo es la homogeneización. ¿Tendrá algo que ver en ésto el mercado?

5 comentarios:

Rbr dixo...

Es muy buena la diversidad, pero sin extremismos, que es donde terminan todos estos temas.
Por otro lado, la globalización debe de ser positiva, no intentar acabar con una cultura, idioma o un pueblo. La globalización no es imposición, si no dar a conocer, ampliar.

Verme Guilherme dixo...

Tienes razón, eso debería ser, pero no es. Me da la impresión de que solo hay globalización de mercados.
No estoy de acuerdo en que la diversidad termine en extremismos. Creo más bien que los extremismos surgen como reacción a la homogeneización.

fimdomundo dixo...

léase Identidades Asesinas de Amin Malouf para ilustrar comentarios. De acuerdo en que globalizar debe ser ampliar y no restringir. Pero le están llamando globalizar cuando quieren decir sexo.. perdón, homogeneizar. y por ahí no podemos pasar.
Cada idioma, cada cultura, es una manera de ver y explicar el mundo. No podemos permitirnos prescindir de ninguna... sobre todo porque todavía no lo hemos comprendido.. el mundo.
Por eso es bueno pelearnos por la nuestra y por la de los demás.

Amalia dixo...

Es como cuando éramos adolescentes, vivimos en un mundo así. Si eres diferente no eres de su peña y te miran por encima del hombro. Pero qué tontería. Con lo que enriquecen las diferencias, desde el respeto!.

disoluto dixo...

Pues a mí me mola el extremismo en la diversidad, por ejemplo lo extremos que están los aborígenes australianos en la Australia esa y las cosas bonitas que cuentan del mundo cuando este era sueño.