04 marzo 2006

Calma

Amalia me ha puesto en un compromiso.

Acaba de recomendar este blog en el de ella y eso, para que negarlo, me abruma. He de reconocer que envidio a Amalia. Envidio su saber estar, su capacidad de análisis, su sensibilidad, su tiempo de reacción, su integridad y, ahora, su tiempo libre. Pero quizá lo que más envidio es su calma ante situaciones complicadas.

Hace años, cuando yo estudiaba Física, en mi facultad nos jactábamos de que éramos los que más y mejor copiábamos de todo el campus. Éramos auténticos expertos en hacer creer que sabíamos más de lo que en realidad sabíamos. Pero los verdaderos maestros en la materia no eran los copiadores, si no los copiados.

En los exámenes que se celebraban en el aula magna, la distribución del alumnado hacía más difícil la copia. Estábamos separados por tres asientos vacíos y el plano inclinado del aula hacía que la vista de los profesores llegara rápido a cualquier sitio. Sin embargo, uno que estaba delante de mi consiguió pasarle su examen a otro que estaba tres sitios más allá. Cuando éste le fue a devolver el examen un profesor vió un movimiento extraño y se dirigió hacia ellos. El cazado se puso nervioso y dejó el examen en su asiento contiguo, a dos de distancia de su legítimo dueño. Mientras tanto el profesor se acercaba y nada hacía dudar de que los pillarían. Pero en ese momento el propietario del examen empezó a distribuir, con ostentación y descaro, todos los papeles que había usado en el examen en los dos asientos de al lado. El profesor le preguntó que qué diablos se creía que estaba haciendo. Y el tío, con toda la calma del mundo, al tiempo que recogía los papeles de las tres sillas contiguas y los encuadraba con unos golpecitos sobre su pupitre, respondió: ya he acabado, estoy ordenando para entregar.

Es esa calma y esa frialdad en las situaciones complicadas lo que a mi me gustaria tener.

3 comentarios:

Anónimo dixo...

yo recuerdo una compañera con falda de tabla, bajo la cual en las ligas llevaba la chuleta, el profesor al verlo, dijo: "ha afinado Vd. mucho" y le dejó continuar con el examen. Ella, con toda la calma del mundo, y los demás, rojos, pero de ira.

Amalia dixo...

Quieres escribir de una vez otro post? Si te doy las gracias, empezamos y no acabamos (Gracias), si cuento una anécdota sobre copieteo (era una artista) pareceré una desagradecida, si te llevo la contraria parecerá falsa humildad. Deja de ponerme en apuros y escribe!!!!(que es interesante y lo haces bien).

Verme Guilherme dixo...

Ji ji