08 maio 2006

Conciencias

Lo decía George H. Mead. Es posible que haya dos significados que definan la conciencia.
Una sería subjetiva, que pertenece únicamente al individuo porque sólo él tiene acceso a ella, sólo él se dice a sí mismo qué es válido para sí y qué no a través de conversaciones consigo mismo.
Pero existe una conciencia social que no reside en la mente, sino en el mundo en el que vivimos nuestras vidas, en el medio en el que nos encontramos. Una conciencia que categoriza el bien y el mal según el momento que nos tocó vivir. Sin embargo, lo que sí reside en el cerebro es el proceso fisiológico por el cual perdemos o recuperamos la conciencia, adaptándonos así al entorno y a sus cambios.
Es posible que por eso, en las guerras, los seres humanos hagan las animaladas que hacen.

4 comentarios:

K. dixo...

Estoy bastante de acuerdo con estas dos vías de conocimiento de la consciencia... sin embargo, hay quien en las guerras no desata su yo reptiloide y brutal...

Verme Guilherme dixo...

Cierto K., esos a los que te refieres son los héroes, los verdaderos héroes.

capi dixo...

Todos somos capaces de cometer las mayores barbaridades, tanto en tiempos de guerra como de paz, la cosa está en pensar un poco más llegado el momento en que nos come la ira, contar 10.

Amalia dixo...

Es muy difícil mantener tu conciencia libre de influencias externas, y si lo consigues no estás del todo seguro nunca. La influencia de la moral colectiva es enorme y no siempre evidente.
Sólo una formación tremenda (que no cultura) y una fuerza de voluntad muy trabajadas permiten dejar oír "la voz de la conciencia" en libertad.