09 decembro 2008

De lo humano y lo entrañable.

Este año las fiestas de Navidad serán más entrañables que nunca. No porque las vayamos a vivir con un recogimiento especial o porque Papa Noel haya conseguido contagiarnos ese optimismo suyo, hou hou hou, tan pirateado por Zapatero. Las fiestas serán entrañables porque, al coincidir con época de crisis, nos van a sacar hasta las entrañas.

Cada español de las Españas se gastará de media casi 900 € en gambas, perfumes, barbies y micromachines de la más variada especie. Pero ya se sabe que a las medias se le aplica aquello de lo del pollo, que si tu te comes uno y yo ninguno resulta que nos hemos comido medio pollo cada uno. Con esto igual.

El dia 24 de diciembre el tamaño de las colas del paro será inversamente proporcional al de las colas de El Corte Inglés y directamente proporcional a las del Lidl. Pero nadie dejará de comprar.

Hoy le he hecho un espada de madera a mi hijo. Está contentísimo...

4 comentarios:

Amalia dixo...

Es humano querer lo mejor para nuestros hijos. La clave está justo en eso, en saber qué es lo mejor. Sabes que pienso parecido a ti pero a veces me asalta la duda de si los estamos preparando para sobrevivir ahí fuera...

Félix Soria dixo...

Enhorabuena por la espada de madera, ¡genial!
Un saludo.

Verme Guilherme dixo...

Muchas gracias Félix, pero no te creas, ¡soy capaz incluso de hacer un carrito de madera, con cuerda incluida! y eso que en mi época no había clase de tecnología!!.
Amalia, no creo que los estemos preparando sencillamente porque no está a nuestro alance saber qué se van a encontrar ahí fuera, como tu dices. Al ritmo que vamos, incluso puede que una espada de madera le sea más útil en el futuro que un Máster en dirección de empresas. ¿Carpe diem?

Tercera Opinión dixo...

Muy buen artículo sí señor. Me ha gustado lo de la comparación de las colas.

Un saludo.

----------
http://www.terceraopinion.net