22 setembro 2008

Nom há trato

A fim do sistema capitalista? Mais bem a liquidaçom final do Estado ao servizo do capital. Interessante artigo de Paul Krugman:
No hay trato

Odio decir esto, pero mirando al plan tal y como se ha filtrado, tengo que decir que no hay trato. No a menos que el Tesoro explique, muy claramente, porqué se ha de suponer que funcionará a no ser haciendo que los contribuyentes paguen precios exagerados por activos basura.

Tal y como he dicho hoy, todo parece indicar que un “precio justo” por los activos relacionados con las hipotecas dejaría a la mayoría del sector financiero con problemas. Y no hay absolutamente nada en el anteproyecto que nos diga que pasará después. Sin embargo, debo hacer notar que tampoco hay nada en el plan que diga que el tesoro deba pagar un precio justo de mercado. Entonces, ¿el plan es pagar un sobreprecio a la mayoría de las instituciones con problemas? ¿o es la mera esperanza de que inyectar liquidez hará que el problema desaparezca por arte de magia?

Así está la cosa: históricamente, los rescates del sistema financiero han consistido en amarrar a las instituciones con problemas y garantizar sus deudas, solo después de esto trató el gobierno de reempaquetar la deuda y vender sus activos. Los gobiernos federales se hicieron cargo en primer lugar de las S&L (Saving & Loan, entidades de Ahorro y Préstamo), protegiendo a sus depositarios, y entonces trasfirieron sus malos activos al RTC (Resolution Trust Corporation, la compañía gubernamental creada para resolver la crisis). Los suecos se hicieron cargo de los bancos con problemas, protegiendo de nuevo a sus depositarios, antes de transferir sus activos a sus instituciones equivalentes.

El plan del Tesoro, por el contrario, parece un intento de restaurar la confianza en el sistema financiero (es decir, convencer a los acreedores con problemas de que todo va bien) simplemente comprando activos de esas instituciones. Esto solo funcionará si los precios que el Tesoro paga son mucho más altos que los precios actuales del mercado, lo que a su vez sólo puede ser cierto si bien se trata principalmente de un problema de liquidez (lo que parece dudoso) o bien si el Tesoro paga una enorme prima, en efecto, arrojando el dinero de los contribuyentes al mundo financiero.
Y aquí no hay Quid pro Quo, nada que le devuelva algo a los contribuyentes, nada que asegure que el dinero será usado para estabilizar el sistema lo suficiente como para recompensar el servicio prestado.

Ojalá esté equivocado. Pero déjenme decirlo de nuevo: el Tesoro debe explicar porqué se supone que esto funcionará, no tratar de amedrentar al Congreso para que le de un cheque en blanco. Si no, no hay trato.

3 comentarios:

Amalia dixo...

Por qué no ayudar directamente a las familias con problemas para que puedan pagar sus casas (los activos dejan de valer cero) y no las pierdan? Debe de ser demasiado simple.

Verme Guilherme dixo...

Porque lo que está pasando es sola la "penúltima" fase de la sumisión del Estado a las grandes corporaciones. Quiero decir que la cosa viene de lejos, los que gobiernan no se deben a quien los vota, si no a quien los financia. Lo que están haciendo no es otra cosa que aquello por lo que están puestos ahí.

Si el Estado fuese el templo de la representación colectiva nos encontraríamos con que tenemos el templo lleno de mercaderes. No nos queda otra opción que expulsarlos si queremos que el templo vuelva a servir para aquello para lo que fue creado.

pau dixo...

Grande frase!!! levas toda a razom! tás feito um filósofo...