22 setembro 2006

Vida

Cualquier escenario para enfrentarse a una enfermedad mortal es malo. Pero si además le añades que acabas de tener tu primer hijo hace 18 meses, que esperas el segundo para dentro de un mes y que acabas de invertir todo lo que tienes y lo que no en ampliar el negocio que les dé de comer, entonces el escenario, además de malo, es cruel. Más propio de la mente sádica del guionista de Seven que del azar de la vida.

No sé quién lo habrá ideado, pero ¡lo que daría por verle la cara cuando vea que la respuesta es un corte de mangas y un "Puedes intentar echarme, pero yo me quedo"!

4 comentarios:

Amalia dixo...

Leyéndote se queda una helada, y con sensación de impotencia.
Aún así, me alegro de que estés de vuelta. Se te echaba de menos.

elianinha dixo...

Moito ánimo e moita sorte, de verdade.

xandrevia dixo...

Eu tamén añoraba os teus comentarios, porque sabes expresar uns sentimentos aos que eu non sei como dar saida. Me imaxino o dificil que pode ser manter a fortaleza de ánimo pechado naquel cuarto, pero estou segura de que será capaz de sacala deses nenos e duns ollos verdes, para seguir dando un corte de mangas á mala fada.

Verme Guilherme dixo...

Gracias a todas. Saldremos de esta, seguro, en plazas peores hemos toreado.